miércoles, 28 de diciembre de 2011

Macarons.

Últimamente hay macarons por todas partes, en los blogs no paran de colgar recetas de macarons, en las tiendas hay libros sobre macarons... O igual es que yo estoy un poco obsesionada, jajaja.






Hasta ahora no había hecho macarons porque decían que era muy difícil, que al principio siempre salían mal, etc.
Pero cuando me regalaron el libre Macarons de Annie Rigg, y el kit Macaron de Lékkué, ya no tenía excusa para no hacerlos.
No me han quedado perfectos, pero supongo que es cuestión de práctica.
Y la verdad, son mucho más fáciles de lo que dicen por ahí. Lo único importante es pesar bien los ingredientes y batir muy muy bien las claras de huevo.
Para empezar he hecho la receta básica, y los he rellenado con una ganache de chocolate.


Ingredientes 


{Para 20 macarons, es decir, 40 bases}


200 g. de azúcar glas
100 g. de almendra molida
120-125 g. de claras de huevo {yo utilizo los botes de claras pasteurizadas que venden en Mercadona, que son muy cómodos y baratos}
Una pizca de sal
40 g. de azúcar extrafino
Colorante {opcional}


{Para la ganache de chocolate}


150 g. de buen chocolate negro
150 ml. de nata líquida con al menos el 35% de materia grasa.
1 cucharada de azúcar moreno
Una pizca de sal


Elaboración


{Para los macarons}
Tamizamos el azúcar glas y la almendra molida y los mezclamos es un bol. Es muy importante que no quede ningún grumo, si queremos que nuestros macarons tengan una superficie lisa.


En el bol de un robot de cocina o con la batidora eléctrica de mano batimos las claras de huevo con la sal hasta que estén a punto de nieve firme, unos 5 minutos. Es importante batir bien las claras. 


Seguimos batiendo mientras agregamos a cucharadas el azúcar extrafino. No añadir una nueva cucharada hasta estar seguro de que la anterior se ha incorporado totalmente. La mezcla ha de ser blanca y brillante.


Si queremos añadir el colorante, se añade en este punto.


Con una cuchara grande de metal, si puede ser, incorporamos con movimientos envolventes la mezcla de azúcar y almendras a la clara de huevo.


Vertemos la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa de 1 cm. Formamos círculos de unos 5 cm en la bandeja del horno. Podemos utilizar una plantilla para que todos queden iguales.


Dejamos reposar estos círculos entre 45 minutos y 1 hora (si es un poco más no importa, pero menos no). El tiempo de reposo será suficiente cuando al tocar suavemente la superficie de uno de los círculos esta esté seca. Esto se hace para que, al formarse una "cáscara" seca, en el horno el aire solo pueda escapar por debajo, formando el característico pie rugoso de los macarons. 


Mientras la masa está reposando, calentamos el horno a 170º C.


Horneamos los macarons en el estante medio del horno, calor arriba y abajo, durante unos 10 minutos.


Los dejamos enfriar en la bandeja del horno y los rellenamos.


{Para la ganache de chocolate}
Ponemos el chocolate en un bol, troceado.
Vertemos la nata y el azúcar y calentamos, removiendo constantemente, hasta que la nata hierva y el azúcar se haya disuelto. Añadimos la sal y vertemos la mata caliente sobre el chocolate. Esperamos unos 10 mitos para que el chocolate se funda y removemos.
Tapamos el bol con film transparente y esperamos a que tenga la consistencia adecuada para rellenar los macarons.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada